Crédito de largo plazo empresas

INSTITUCIÓN

INSTITUTO DE DESARROLLO AGROPECUARIO (INDAP)

OBJETIVOS DEL PROGRAMA

Financiar parcialmente inversiones en activos fijos, incluido el capital de trabajo determinado en el respectivo proyecto. También financia el capital de trabajo de actividades cuya capacidad de generación de recursos no permite el pago total dentro de los 359 días.

En qué consiste

Es un crédito reajustable, con un plazo superior a 360 días y un máximo de 10 años, incluido el período de gracia que pudiere haberse establecido en el flujo de caja proyectado. Su modalidad de pago puede ser establecida en cuotas anuales, mensuales, semestrales u otras, de acuerdo con los flujos de ingresos del productor.

¿A QUIÉN ESTÁ DIRIGIDO?

A las organizaciones de pequeños productores agrícolas, que cuenten con personalidad jurídica y que califiquen como clientes de INDAP.

 

Requisitos específicos

  • Tener certificada la condición de cliente de INDAP.

  • Documentos que certifiquen su existencia legal y vigencia.

  • Copia de los tres últimos balances y estados de resultados.

  • Las empresas recientes, pueden presentar los balances y estados de resultados disponibles.

  • Declaraciones de IVA mensual del año calendario anterior y las declaraciones efectuadas durante el año en que solicita el crédito.

  • Las empresas nuevas pueden presentar las declaraciones disponibles.

  • Autorización de los socios que participan en el proyecto a financiar

  • Demostrar generación de ingresos suficientes ,mediante la presentación del flujo de caja

  • Proyecto de inversión en créditos mayores a 300 U. F

  • Pagaré o Contrato de Mutuo con las garantías exigidas (según corresponda).

  • Demostrar que la organización, ninguno de los directivos o representantes legales tiene deudas morosas con INDAP adquiridas en forma directa o en calidad de aval o codeudor solidario.

 

Dónde realizo el trámite

Los interesados pueden realizar el trámite durante todo el año, en las Agencias de Área de INDAP  geográficamente cercana a  su predio.


Columna de Opinión