Pesca industrial reduce operaciones en 30% y teme por futuro de 1.000 pymes

Pesca industrial reduce operaciones en 30% y teme por futuro de 1.000 pymes

En este rubro afirman que aún no se advierte una merma en el empleo, pero pequeñas firmas y barcos artesanales dependen de su dinamismo. Marco Gutiérrez V.

Los efectos del coronavirus inquietan a la pesca industrial. Si bien el rubro afirma que ha tomado medidas de protección sanitaria para sus trabajadores, como reducciones de turnos, el temor a la enfermedad ha generado cierto nivel de ausentismo en las plantas, lo que está mermando las operaciones en cerca de 30% en la zona centro-sur.

En coordinación con el Gobierno y actores empresariales —como la Sofofa—, el sector pesquero industrial afirma que está haciendo esfuerzos para garantizar el abastecimiento —especialmente a supermercados— en la actual coyuntura por covid-19. Pero los gremios pesqueros encienden las alarmas respecto del suministro que reciben de los operadores artesanales y, a la vez, las consecuencias que pueden tener medidas sanitarias más estrictas sobre las pymes que dependen de esta actividad.

“La pesca industrial hoy continúa operando las plantas de consumo humano; pero lo está haciendo a una capacidad menor, con menos turnos al día y menos personas por ciclo”, dice la presidenta de la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), Macarena Cepeda.

Cepeda prefiere no hablar de desabastecimiento, “pero sí de menor capacidad de operación, lo que se traducirá, por tanto, en una menor producción. Podría estar hoy en torno al 30% menos de lo habitual”, indica.

Héctor Bacigalupo, gerente general de la Sociedad Nacional de Pesca (Sonapesca), el principal gremio pesquero industrial del país, afirma que no han registrado mayores problemas para abastecer al mercado, pero sí en la distribución y reposición en supermercados, los que “están un poco colapsados”, señala.

Bacigalupo afirma que están cuidando que las operaciones del rubro sean consideradas como las de un “sector estratégico en la cadena alimentaria”.

La menor operación en plantas industriales también podría generar inconvenientes para recibir sardina y anchoveta del sector artesanal en los próximos días, tras el cese de la veda en esas pesquerías, advierte Asipes. Cepeda pide que la autoridad se preocupe de esa situación y efectúe un llamado “a la responsabilidad en el mundo artesanal para programar sus zarpes y abastecimiento y evitar así un problema sanitario mayor”.

A Sonapesca también le preocupa la continuidad de las labores de los pescadores artesanales, que necesitan trabajar a diario y venden el 80% de sus capturas a los industriales.

Asimismo, Bacigalupo resalta la urgencia de que su sector no se detenga, pues se afectaría a gran cantidad de pequeñas y medianas empresas. “Contabilizamos más de 1.000 pymes que nos prestan servicios que dependen de la industria”, asegura.

Empleo y frigoríficos

En Sonapesca y en Asipes afirman que la actual coyuntura aún no genera consecuencias adversas sobre el empleo. “El impacto podremos evaluarlo más adelante”, sostiene Cepeda.

Según cifras de Sonapesca, el sector pesquero mueve anualmente US$ 7.400 millones entre exportaciones —principalmente—, importaciones y ventas en el mercado nacional. A la vez, genera unos 205 mil puestos laborales directos e indirectos.

La presidenta de Asipes también revela otro efecto en el mercado por el covid-19. “Hoy existe una alta demanda en los frigoríficos para productos congelados, por lo que ante una posible restricción de las exportaciones podría significar la paralización de plantas de consumo humano, ya que este tipo de recintos, tienen muy poco espacio de almacenamiento”.

IMPACTO

La menor operación en plantas industriales podría generar inconvenientes para recibir sardina y anchoveta del sector artesanal

Fuente: El Mercurio

Deje una respuesta

* Nombre:
* E-mail: (No Publicado)
   Website: (Url con http://)
* Comentario:
Escriba código