Temporada de exportaciones de fruta 2019-2020 Alta tensión en la partida

Temporada de exportaciones de fruta 2019-2020 Alta tensión en la partida

La crisis que vive el país, con paralizaciones parciales del puerto de San Antonio y los paros de funcionarios del SAG, preocupa y obliga a tomar medidas en la industria de la fruta. Sin embargo, hay una alta demanda por uva de mesa en Estados Unidos, el principal mercado. En tanto, en las cerezas los envíos saltaron 89% a la semana 47, comparados con la temporada pasada. En ambos casos se observa una alta calidad y buen volumen de producción. E

Carlos Abujatum trabaja en la exportación de arándanos. Le ha tocado pasar por diversos desafíos en las temporadas pasadas. Sin embargo, nunca la empresa para la que labora tuvo que recurrir a la estrategia que está aplicando este año.

—Mandamos los camiones al puerto a partir de las dos de la mañana.

El ejecutivo explica que circular en la madrugada permite evitar la posibilidad de bloqueos en los caminos y carreteras que aparecen durante el día.

La preocupación por la logística no se limita a los caminos, sino que también llega a los puertos. La operación intermitente de San Antonio tiene a Valparaíso trabajando a máxima presión para responder a la demanda. Tampoco contribuye el paro de los funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) que están operando con “turnos éticos” para certificar las exportaciones de frutas. El despegue de los volúmenes exportados a partir de diciembre agregará más tensión al negocio frutícola.

—Esta temporada la principal preocupación no es productiva o comercial, sino que logística —sostiene Jorge Valenzuela, presidente de Fedefruta.

Con la Navidad como fecha límite para zarpar a China si se quiere llegar antes del año nuevo lunar, las cerezas son la fruta que corre más riesgo por estos días.

Sin embargo, aunque es una partida con alta tensión, también hay elementos positivos. Los huertos en la parte temprana de la temporada han mostrado una combinación de buena calidad y alto volumen que está entre las mejores de los últimos años.

Los mercados externos también traen buenas nuevas: los stocks de uva de mesa en EE.UU., el principal mercado para Chile, cayeron 30% respecto del año pasado. Además, el consumo de arándanos sigue creciendo a tazas de dos dígitos, más de lo que crece la oferta mundial.

A continuación, algunas de las claves que están marcando el inicio de la temporada frutícola 2019-2020.

Presión en los puertos

Ya son cuatro temporadas en que los barcos rápidos a China comenzaron a operar. El resultado ha recibido aplausos en el sector frutícola. Los 22 días que demoran los buques permiten ahorrarse una semana y media en el trayecto, lo que ha implicado ampliar la ventana de comercialización y llegar con fruta de mejor calidad. Los principales beneficiarios han sido los productores de cerezas, pero los de arándanos y de carozos también han aprovechado el espacio en los buques.

El éxito ha sido tal que lo que partió con un barco semanal durante este mes se ampliará a cuatro.

Eso significa tener los engranajes perfectamente aceitados en la logística interna. Un desafío mayor si se considera la situación que vive el país y que tuvo la operación del puerto de San Antonio con interrupciones a fines de noviembre. A ello se suma que también el personal del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) mantuvo la paralización de sus actividades.

—Sin tener la velocidad de una temporada normal, hasta ahora hemos podido exportar. Eso ha significado un esfuerzo grande por parte de los productores, las exportadoras, los camioneros y los trabajadores portuarios. El personal del SAG ha tenido “turnos éticos” para cumplir sus funciones. Indudablemente que nos preocupa lo que pueda pasar en la medida que el volumen exportado aumente. Estoy seguro de que en los puertos tienen conciencia de que muchos trabajadores dependen de la fruticultura. La logística va a ser nuestra principal preocupación durante la temporada —sostiene Jorge Valenzuela.

La sensación de los fruteros es que aunque hay mayor lentitud en el proceso de embarque, la fruta está saliendo por los puertos. Honrar los compromisos con los importadores es clave en un mercado globalizado en que las oportunidades las pueden tomar competidores.

—Algunas empresas peruanas han mencionado que pueden ofrecer uva de mesa hasta marzo si falla Chile. Saben que los importadores deben tener un plan B si falla el proveedor principal —sostiene Óscar Salgado, encargado de una importadora de fruta europea.

La tentación del dólar alto

Cuesta creerlo, pero hace no tantas temporadas los fruticultores debieron vivir con un dólar bajo los 500 pesos. Los costos debieron cortarse hasta el hueso para sobrevivir. Además, los agricultores tuvieron que concentrarse solo en la fruta de alta calidad, pues la que no cumplía los estándares recibía precios bajos y generaba resultados en rojo. De hecho, era mejor desviar esa materia prima al mercado interno y al procesamiento de la agroindustria.

Es por eso que el hecho de que dólar superara la semana pasada la barrera de los $830 puede tener efectos no deseados al generar la tentación de enviar fruta de segunda y tercera calidad.

—Con un dólar en los actuales niveles, la producción ineficiente, o de una calidad que no es la que valora el mercado, se puede volver competitiva —explica Manuel José Alcaíno, presidente de Decofrut.

El problema es que la exportación de esa fruta tiende a deprimir los precios del resto de la oferta chilena. Adicionalmente, el valor del dólar obedece a factores coyunturales producto del estallido social interno, así como también por la guerra comercial entre EE.UU. y China. Una solución, aunque sea parcial, del conflicto interno en Chile y un avance similar en el frente internacional podría dar vuelta la tortilla del valor de la divisa.

Uva de mesa optimista por EE.UU.

Timothy Taffe está supervisando las últimas labores antes de la cosecha en los parronales de Copiapó que tiene a cargo en la empresa Agrofruta.

Al igual que el resto de la producción de uva de mesa del valle nortino, la de Taffe pasó de ser cosechada en noviembre, e incluso a fines de octubre, a hacerlo en diciembre. Tras ese cambio está la explosión de oferta peruana y el crecimiento de la producción en la parte tardía de la temporada de California. Los nortinos buscan alejarse de la competencia.

Paralelamente, el valle nortino lidera la introducción de nuevas variedades de uva de mesa. Cada año se plantan cerca de 500 hectáreas de frutas que exigen el pago de royalty. La ventaja es que responden mejor a la demanda de los consumidores, asegurando mejores precios.

—Este año se mantendrán los volúmenes exportados desde el valle, pero el próximo año comenzaría a notarse un incremento, con la entrada en producción de más huertos nuevos —sostiene Taffe.

Aunque se ha dilatado el inicio, las uvas de mesa de Copiapó siguen abriendo la temporada chilena. Las expectativas para los nortinos y el resto del país son buenas. El clima seco y templado ha permitido un desarrollo sano de las parras y una buena carga de frutas.

Adicionalmente, hay muy buenas noticias desde el exterior. A mediados de noviembre, EE.UU. registraba un stock de uva californiana de 11,7 millones de cajas, 5 millones menos que a la misma fecha del año pasado. Igual de interesante es que los reportes indican que las cadenas de retail no están muy contentas con la calidad y condición de la uva tardía de California. Es por eso que se han mostrado interesados en cambiarse a los proveedores externos. Ya partieron golpeando las puertas de los proveedores peruanos.

Isabel Quiroz, directora ejecutiva de iQonsulting, explica que hasta mediados de noviembre Perú se había concentrado en Europa y con volúmenes acotados en EE.UU. En ambos mercados han obtenido precios más altos que la temporada pasada. Los peruanos esperan aumentar sus arribos a EE.UU. desde diciembre aprovechando la menor disponibilidad de la oferta local.

¿Cómo se proyecta el mercado para la uva de mesa chilena?

—Mejor que la temporada pasada, de todas maneras. El alto stock de la temporada anterior generó mucho temor en el mercado de EE.UU., y eso hizo que Perú se refugiara en Europa y que Chile iniciara sus envíos muy atrasados. Se desajustó el mercado y generó una falta de oferta de uva de mesa en EE.UU. durante enero. En esta temporada, con menor stock local y con la experiencia fresca del año pasado, se espera una moderación de los arribos, con mayor presencia de Perú en EE.UU., lo que debería evitar que los precios suban a niveles que contraen el movimiento en meses posteriores —sostiene Quiroz.

Arándanos con buena demanda

—En arándanos la calidad viene súper bien. Estamos contentos por lo que vemos en los huertos. Perú está creciendo en Estados Unidos y Europa, aunque por el tipo de demanda en Asia no les pasa lo mismo. Los importadores chinos siguen prefiriendo la producción chilena —explica Sebastián Carmona, gerente general de la exportadora Carsol.

Aunque todavía los volúmenes de arándanos exportados por Chile son escasos en la temporada 2019-2020 y con un fuerte componente de envíos por avión, las primeras señales son positivas.

—El inicio de temporada de Chile ha sido bueno. Si bien los altos volúmenes de Perú afectan cada vez más a la parte temprana de Chile, en la temporada actual se volvieron a observar precios buenos, por sobre los US$ 20 la caja. Estos precios se mantuvieron en las tres semanas iniciales, pero ya en la semana 45 empezaron a bajar y ahora se encuentran en un nivel cercano a los US$ 15 la caja. Para las siguientes semanas y dependiendo del nivel de volúmenes que empiecen a llegar, el precio podría ubicarse en niveles similares al año pasado y antepasado, siempre y cuando el volumen de Perú se haya despejado a tiempo —afirma Gonzalo Salinas, analista de mercado de iQonsulting.

En todo caso, hasta la semana 47 —pasada la mitad de noviembre— la temporada de Perú se encontraba bien avanzada, con casi tres cuartos de su volumen total proyectado ya despachado.

89% más de cerezas

Con un negocio que el año rondó los US$ 1.000 millones en la temporada pasada, las cerezas son la viga maestra de los ingresos frutícolas.

Por eso es que las buenas noticias de las cerezas alegran a muchos. La partida de la temporada se ha mostrado especialmente benigna para los productores de esa fruta.

La partida ha estado ligeramente adelantada, cerca de una semana antes de lo usual, algo muy bienvenido ante un Año Nuevo chino de 2020 que se celebrará once días antes que el de 2019. Adicionalmente, a la semana 47 se habían exportado ya 12.374 toneladas, 89% más que lo enviado en el mismo período de la campaña anterior.

—En temas de calidad, en general los comentarios indican que la distribución de calibres está entre similares y levemente mejor que el año pasado. También se señala que las cerezas estarían más dulces, lo que ayudaría a tener una mejor condición y calidad al momento del arribo —sostiene Gonzalo Salinas.

El analista de mercados de iQonsulting explica que en China ha llamado la atención la segmentación de precios por variedad. A diferencia de la temporada anterior, los arribos de las semanas 46 y 47 han estado enfocados principalmente en las variedades santina, royal dawn y glen red. La diferencia en los precios de venta mayorista de las tres variedades principales es evidente, registrándose aproximadamente US$ 5 por kilo de diferencia entre cada una de las tres variedades mencionadas en el mismo orden, con santina logrando los precios más altos y glen red, precios más bajos.

Fuente: Revista del Campo, El Mercurio

Deje una respuesta

* Nombre:
* E-mail: (No Publicado)
   Website: (Url con http://)
* Comentario:
Escriba código

Columna de Opinión