Requisadas cientos de toneladas de plaguicidas falsificados y/o adulterados

Requisadas cientos de toneladas de plaguicidas falsificados y/o adulterados

En una operación que contó con la colaboración internacional, la Europol y la Oficina Europea Antifraude (OLAF) se requisaron 360 toneladas de plaguicidas adulterados y/o falsificados.

El comercio de productos falsificados genera enormes ganancias ilícitas y grandes pérdidas de ingresos fiscales. El contrabando de productos falsificados daña la economía, los negocios legítimos y ahoga la innovación, poniendo en riesgo la generación de puestos de trabajo. También produce riesgos graves para el medio ambiente, la salud y la seguridad.

 

Una serie de informes recientes han puesto de relieve la creciente amenaza de los plaguicidas falsificados e ilegales: en la Unión Europea (UE) se estima que representan casi el 14% del mercado. Esto es un problema para las empresas, pero más significativamente representa un riesgo para la salud y el medio ambiente, ya que no están sujetos a ninguna de las rigurosas pruebas de seguridad o regulación que si cumplen los plaguicidas autorizados.

 

Los plaguicidas son uno de los productos con mayor regulación en el mundo y solo pueden ser comercializados y utilizados si están autorizados y son considerados seguros. Por ello, las agencias europeas hicieron un seguimiento a 180 embarques sospechosos provenientes de terceros países y declarados en tránsito en la UE o como exportación de la UE hacia terceros países como Ucrania, Rusia, Moldavia y Turquía.

 

La operación se focalizó en la venta y comercialización de plaguicidas falsificados, incluyendo infracciones a los derechos de propiedad intelectual. Los expertos intercambiaron y analizaron información recibida de los países participantes y de 43 compañías privadas involucradas en la producción y comercialización de plaguicidas.

 

La cooperación de la industria privada y otras entidades europeas e internacionales fue crucial para el éxito de la operación. Participaron tanto en su preparación como durante la operación CropLife International, la Asociación Europea para la Protección de Cultivos y las entidades públicas EC-DG SANTE (Comisión Europea para la Alimentación y la Salud), OLAF, INTERPOL y FAO.

 

De acuerdo a lo señalado por M. Elvira Lermanda, gerente general de AFIPA, “los plaguicidas falsificados o adulterados representan una amenaza para la inocuidad de los alimentos, el ambiente y la salud humana, ya que no son evaluados antes de su comercialización. Pueden causar severos daños en todos los niveles de la cadena alimenticia, perjudicar los campos e incluso provocar que las exportaciones sean prohibidas. También pueden ocasionar pérdida de la cosecha debido al resultado no efectivo del producto falsificado”.

 

Para evitar ser engañados por el comercio ilegal, los agricultores deben tener presente las siguientes recomendaciones básicas:

 

•     Solo comprar plaguicidas en proveedores autorizados.

•     La factura debe incluir el detalle correcto de la compra.

•     Asegurarse que los productos están autorizados por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG).

•    Verificar que los envases sean originales, se encuentren correctamente sellados. Rechazar   envases deteriorados, con filtraciones o con sello adulterado.

•     Rechazar envases que no posean etiqueta original.

•     Reportar cualquier plaguicida falsificado o adulterado a las autoridades.

Deje una respuesta

* Nombre:
* E-mail: (No Publicado)
   Website: (Url con http://)
* Comentario:
Escriba código