Daños que produjeron los incendios forestales este verano cayeron 94% respecto de 2017

alt="Daños que produjeron los incendios forestales este verano cayeron 94% respecto de 2017">

Expertos afirman que si bien las condiciones climáticas más favorables explican la situación, el aumento de recursos para combatirlos también jugó un rol clave.

Este fin de semana llovió en Concepción, Ñuble y también en el sur de la Región del Maule. Aunque las precipitaciones se extendieron por menos de tres horas, sirvieron para extinguir los últimos incendios forestales que estaban activos en la zona.

Días antes, las autoridades de emergencia de Concepción habían bajado una alerta temprana por el fuego, mientras que en La Araucanía se había cancelado una alerta amarilla en la comuna de Galvarino.

Un escenario notablemente distinto al del verano del año pasado, cuando siete regiones completas llegaron a estar con algún tipo de decreto de emergencia. Cinco de ellas -Valparaíso, O’Higgins, Maule, Biobío y La Araucanía- tuvieron alerta roja durante semanas.

Los últimos meses han sido, apuntan los especialistas, muy diferentes al comienzo de 2017. “Ha sido una temporada más bien benigna”, dice Eduardo Peña, académico de la Universidad de Concepción y especialista en ecología del fuego.

Y es que a la fecha, según datos de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), 32 mil hectáreas han sido arrasadas por el fuego, un 94% menos que en igual período del año pasado, cuando se quemaron 567 mil. Los daños han sido menores, a pesar de que se han contabilizado casi 500 focos de incendios más que en la temporada anterior.

Según cifras de la Conaf, en lo que va de la presente temporada se han combatido 4.937 incendios forestales frente a 4.466 del año pasado. Se trata de una situación excepcional, toda vez que el promedio de los últimos cinco años ha sido 162 mil hectáreas quemadas por temporada.

“En esta baja inciden una serie de factores, principalmente las condiciones de riesgo de incendios forestales influenciado por una mayor humedad de la vegetación fina y la reducción de la cantidad de días con temperaturas extremas. Condiciones muy distintas a las experimentadas durante el verano pasado”, explican en la entidad.

Pero hay más. Según el organismo estatal, uno de los puntos clave es que se destinaron más recursos al combate del fuego. Esta temporada, entre la Conaf y las empresas forestales, el presupuesto destinado a prevenir y apagar incendios subió un 70%, para quedar en US$ 174 millones. Un máximo histórico.

“Influyen también en estos positivos resultados los esfuerzos institucionales para disponer una mayor cantidad de recursos, especialmente en fuerzas terrestres”, comenta Peña.

El gerente de Asuntos Corporativos de Forestal Arauco, Charles Kimber, indica que “la ocurrencia se mantiene similar. Lo que acá disminuye notablemente es el daño, la propagación. Y eso obedece a que la Conaf y las empresas tomamos lecciones de los dramáticos eventos de 2017 y elaboramos una estrategia integrada”.

Según Peña, hay otra arista que valorar. “Las comunidades locales tomaron conciencia del peligro. Por cada año en que tenemos muchos incendios, tenemos dos en que la gente se cuida”, sostiene.

Por ello, tanto la Conaf como los privados estiman que los buenos resultados de esta temporada no implican dejar de lado la prevención.

Fuente. El Mercurio

Deje una respuesta

* Nombre:
* E-mail: (No Publicado)
   Website: (Url con http://)
* Comentario:
Escriba código